Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

¿Cómo comunicar en vivo?

Publicado el 02 de julio de 2008

 A veces, no hay nada tan maravilloso como escuchar la voz y ver la cara de esa persona que tenemos enfrente tratando de enviarnos su mensaje. Desde la artística corporativa a las actividades de integración, pros de la comunicación no mediada.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

La novela El amor en los tiempos del cólera cuenta que Fermina Daza, al regresar y caminando por las calles de su pueblo, se encuentra con su amado Florentino Ariza y descubre que en realidad, no era el hombre idealizado por ella en sus más de 50 años de cartas de amor. Y es que el poder del “cara a cara” revela un realismo tanto más mágico e importante, que cualquier instancia mediada de comunicación.
Así sucede en comunicación interna, a veces. La comunicación entre personas es un aspecto revelador de las relaciones entre individuos de una organización; y, un encuentro cercano del primer tipo, convierte un vínculo entre dos o más personas en algo transformador. De ahí que en muchos casos y con miles de excusas, las empresas usen diferentes manifestaciones de la comunicación, sin –precisamente– mediatizarse.
Es el caso, por ejemplo, de las actividades de integración. Oportunidades únicas y maravillosas de conocer a la gente de equipos colegas, crear vínculos, estrechar lazos, escuchar en vivo y “jugar” como una manera ideal de acceder a diferentes áreas de conocimiento y contenidos diversos.

La nueva gran pregunta

Ahora bien, otra pregunta es ¿un día en vivo vale más que mil palabras escritas? La respuesta es no. En una estrategia de comunicación presencial, las piezas gráficas y digitales (invitación personalizada, afiches de recordación, mapa para llegar al lugar, fotos souvenir después del evento, etc.) se ponen al servicio del “cara a cara” y más de las veces, ayudan a prolongar el factor motivacional del evento presencial. También se maximiza la inversión, es decir, se prolonga la duración del evento, de por ejemplo 1 día a 3 meses (desde la etapa expectativa hasta que se publicaron las fotos del mismo y los agradecimientos por la participación).

Ahora, obligados a articular nuevos y divertidos conceptos tales como Family Day, Field day, Intercompanie, Outdoor, Open house, Out Office, Out Day, sabemos que la integración no es una moda ni un capricho; y que más allá de los nombres, es una forma diferente de conocernos y escucharnos.

Los sí de una actividad de integración

  1. Debe nacer a partir de una criteriosa estrategia de comunicación y diseñarse en función de los objetivos formales. Un Family Day o un bonito número artístico no es un boom comunicacional por sí sólo.
  2. Está bueno jugar. Los juegos son espacios de fantasía, despiertan la mente inconsciente del personal, mueven su cuerpo y hasta el niño que llevan dentro.
  3. Es un espacio de desinhibición, de inyección a la creatividad, de revelación de atributos hasta el momento ocultos.
  4. Es un mimo. Un día diferente, igualador, que enfoca a todos –línea y no línea– tras un mismo objetivo.

Y, los objetivos que se cumplen en las actividades de integración, son en ambas direcciones. La empresa logra su objetivo, por ejemplo, comunicar los valores corporativos con intensidad; y Juan Carlos de Compras, se va informado, motivado, con su Manual, regocijado, bien comido y encima ¡se ganó un DVD!
Hoy existen millones de alternativas lúdicas que animan a la vez de comunicar. Inclusive, con la posibilidad de incorporar a públicos que antes quedaban reservados al ámbito privado, como ser la familia. Y, las estrategias para conquistar bajitos corporativos, sabemos que son ¡inversamente proporcionales a su estatura! El abanico de posibilidades es muy amplio, pasando desde actividades de lo más formales, hasta ¡paseos en helicóptero para incentivar el liderazgo! Y dado que hay prácticas presenciales que ya llevan sus años de uso, las producciones creativas se han vuelto de lo más provocadoras, bordeando límites que desafían hasta las mentes menos convencionales.

Algunos de nuestros disparadores en vivo

  • Para el lanzamiento de una Intranet, un grupo de actores disfrazados de mozos, explica las funcionalidades de la herramienta mientras que sirve la nueva intranet con tibias medialunas.
  • Para la mudanza de oficinas a un nuevo edificio en Puerto Madero, un Guardaparques de la Reserva Ecológica recibe a los nuevos huéspedes mientras que les hace un tour aéreo por las vistas de la Reserva.
  • Para la inauguración de un nuevo Centro de Capacitación, un grupo de actrices “maestras” dan la bienvenida y recorren el edificio a la manera de nuestros años escolares. A la vez que regalan jugosas manzanas rojas.
  • Para una empresa de software con grandes problemas de relación entre clientes internos, el montaje “solucionador” fue un gran show a la manera de “Jugate conmigo”.
  • Más casos
Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *