Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

¿Por qué utilizar el formato campaña ?

Publicado el 02 de marzo de 2008

 Cuando el mismo mensaje llega desde direcciones y estímulos diferentes.

Frente a proyectos que necesitan instalarse en la agenda diaria, y de los que esperamos acciones en consecuencia de todo el personal, como pueden ser la encuesta de clima, la implementación de SAP, el lanzamiento de la intranet o tantos otros más, el formato campaña se hace imprescindible. Un mismo mensaje que llega en forma de diferentes tipos de estímulos y en distintos momentos, brinda mayores oportunidades de conseguir el éxito total.

Tenemos una reunión. El cliente nos explica con detalle, y con gotas de sudor sobre la frente, acerca de la próxima implementación de un proyecto de enormes dimensiones, de importancia para el negocio, de gran exposición para su área. Sí, está ansioso, porque hay que comunicar todo al personal y los ojos de la Dirección estarán atentos. Pero nosotros miramos al cliente con calma, tenemos la solución que precisa: el formato campaña.

El secreto del formato campaña es comprender que a pesar de haber encontrado “el” mensaje, no alcanza con decirlo una única vez. Hay que repetirlo dos, cinco, veinte veces; dependerá de la extensión en el tiempo y de la diversidad de medios que se utilicen.
Porque los integrantes de una compañía viven rodeados de múltiples estímulos (reuniones, correos electrónicos, llamados telefónicos, objetivos, problemas, etc.), y nuestro mensaje debe “pelear” por destacarse del resto. Entonces la repetición es un arma efectiva para llegar a cada uno de ellos en diferentes lugares, diferentes momentos y de diferente manera: un afiche en el ascensor, una tarjeta pegada en el monitor, una animación por correo electrónico, un regalo original, y la lista continúa. Individualmente, cada una de estas piezas puede sumar un dato adicional, y comprendamos de una vez que no se puede decir todo junto. ¿Un reto para los glotones que piensan así? Sí, pero es el mejor consejo que podemos dar.

Cuando la comunicación llega desde direcciones y estímulos diversos, hay más oportunidades de que lo escuchen y lo recuerden, tanto intelectual como emocionalmente. ¡Y no olvidemos la imagen! La identidad visual del proyecto refuerza la persuasión y la seducción, y agrega al mensaje semántico un mensaje estético: un isologotipo propio que forme parte de todas las comunicaciones, una tipografía adecuada, acompañados por un nombre “ganchero” que identifique al proyecto y un eslogan atractivo, terminan por redondear y fortalecer toda la comunicación. ¡Una campaña a la carta!

Seguramente te quedaste pensando qué proyectos en tu empresa podrían encararse como campañas. Para eso, te damos una mano extra: descargá este documento PDF “Elegí BW Campañas” y pensá con una mirada global para todo 2008.

¿Quisieras ver un planteo clásico de antes/durante/después? Mirá esta opción: clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *