Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
Tendencias

(CI + CE)2, esa es la cuestión

Publicado el 18 de junio de 2012

 Con el crecimiento de la comunicación interna en la agenda corporativa del siglo XXI, entra en juego la relación con la comunicación externa. Preguntas, respuestas y más preguntas para unir lo que nunca debió separarse.

Por Daniela Algañaras*

Así como nuestro equilibrio emocional se basa muchas veces en decir lo que pensamos y hacer lo que decimos, el equilibrio de las organizaciones tiene sus semejanzas. A saber, lo que las compañías le dicen a sus colaboradores -comunicación interna (CI)- y lo que le dicen a sus otros públicos -comunicación externa (CE)- deberían de convivir en un sano equilibrio. De esta forma, se mantiene y afianza el clima de las organizaciones y la sustentabilidad del negocio.

La comunicación es una función estratégica y apoya estructuralmente el plan de acción empresarial. Es por eso que, cada vez más, las empresas deberán generar una comunicación integrada.

 

¿Por qué integrar?

Por un lado, porque las comunicaciones internas colaboran para crear compromiso por parte de sus integrantes y favorecen la cohesión de los valores que forman la identidad de la organización. Se trata de poner a disposición de los colaboradores aquella información que puede ser de utilidad para su gestión y favorecer la participación. Por otro, las comunicaciones externas tienen como objetivo que los stakeholders (el concepto de públicos en su mayor amplitud) comprendan lo que la compañía ofrece: generar credibilidad, estar por delante de las expectativas de los clientes e integrar las sugerencias e ideas de los mismos en la oferta de servicio de su organización. Para generar esa credibilidad es fundamental que haya coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

 

El DIRCOM, ese rol que integra

En este escenario, está creciendo alrededor del mundo la figura profesional del DIRCOM para mezclarse en las filas de las empresas. Eso se debe a la necesidad de contar con un profesional que reúna determinadas características multidisciplinarias para coordinar en su totalidad la actividad comunicacional de la empresa y garantizar su sinergia.

 

Lo que se vibra de fondo

El verdadero desafío de las organizaciones modernas es entender que la inversión en comunicaciones devuelve beneficios que son cada vez más tangibles, o factibles de ser tangibilizados. Que además de los beneficios medibles, ayuda a construir las percepciones que los distintos públicos tienen de sus acciones y a transmitir los valores que constituyen su columna vertebral. Que, sobre todo, ya no hay más un “afuera” y un “adentro”, las fronteras cayeron, los públicos internos son consumidores y los consumidores y el mercado influyen sobre nuestro clima interno. Y que, en consecuencia, para potenciar los beneficios y la inversión en comunicación, el abordaje sinérgico y coordinado de las estrategias de comunicación interna y externa como un todo único e integrado es el que hará la verdadera diferencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *