Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
Tendencias

¿Cómo elegir una consultora de CI?

Publicado el 25 de Febrero de 2013

 La oferta en comunicación interna crece de la mano de la demanda. Pero, ¿cuáles son los diferenciales para poder cumplir con los desafíos?

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Maximiliano Blanc

 

La empresa que tenga intenciones de comenzar a trabajar con una consultora de comunicación interna primero debería tener en claro cuáles son sus necesidades. El abanico de posibilidades es amplio y diverso: ¿se trata de una implementación de medios lo que desea resolver con especialistas? ¿Pensar estratégicamente un plan, medir la comunicación interna de la empresa o formar líderes en comunicación?

DESTACADOS beto-03

Pilares para evaluar un proveedor de CI

Hoy por hoy, con el alto nivel de profesionalización que fueron incorporando, son muchas las consultoras que se presentan como capaces de dar respuesta al 360° de la CI. Pero a la hora de decidirse por una, son varios los aspectos a tener en cuenta:

  • Trayectoria: Es importante conocer la antigüedad de la consultora y su historia, ya que eso le dará la experiencia suficiente como para abordar los temas estratégicos y a su vez tener benchmark del trabajo realizado.
  • Dimensión de su equipo: Si bien lo bueno viene en frasco chico, hay, como la mayoría de las veces, excepciones. Las consultoras con un equipo permanente suelen poder dar mayor respuesta ante las urgencias y ante la multiplicidad de temas que puedan surgir.
  • Conocimiento de la Comunicación Interna: Desarrollar una campaña de Comunicación Interna no es hacer publicidad. La consultora debe poseer el conocimiento de los temas y abordarlos con facilidad. Conocer sobre Desarrollo de Capacitación, de Competencias, de Responsabilidad Social, de Clima, entre otros, y conocer la dinámica interna de una organización, y la relación del área de CI con el resto de los equipos internos. Si la consultora elegida ya tiene incorporado estos conceptos, se ahorra mucho tiempo y da seguridad.
  • Clientes: Una empresa o un consultor que tiene pocos clientes puede atenderlos muy bien, aunque nunca tendrá la diversidad y variedad de experiencias que tiene una consultora que trabaja con muchos. A su vez, la posibilidad de tratar con clientes que son competidores entre sí, enriquece la posibilidad de interactuar con ellos y compartir buenas prácticas.
  • Infraestructura: La consultora debería contar con una infraestructura técnica (no sólo humana) que pueda dar respaldo al cliente. Un equipo que siempre responda ante cada necesidad, con la tranquilidad de que su aporte se valora y es respetado dentro de los márgenes de la ley, evitando futuras demandas y conflictos laborales. Equipos rápidos y de última tecnología que permiten procesar más rápido los trabajos. Que posean un backup diario, preservando el trabajo del cliente ante cualquier eventualidad que surja.
  • Regionalidad: Operar regionalmente se vuelve una ventaja competitiva que contribuye a compartir campañas corporativas minimizando costos.

 

Estos son simplemente algunos de los puntos que uno puede tener en cuenta y que, seguramente, harán que la elección sea más adecuada para afrontar los desafíos que se presentan hoy en CI.

 

 

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *