Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

Cómo gestionar la CI para las nuevas generaciones

Publicado el 07 de septiembre de 2017

 La generación de nativos digitales necesita la misma valoración que otras por parte de las empresas, pero exige repensar cómo hacerlo.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

“Tienen entre 25 y 35 años. Fabrican la religión a su medida mientras escuchan música de rock alternativo que vende millones. Están amenazados por el desempleo, comen pizza y dominan el mando a distancia del televisor. Sin embargo, su creatividad parece estar fuera de toda duda y casi todos tienen algo para vender”*.

Seguramente cambiemos algunos conceptos como por ejemplo que en lugar de pizzas, quizás prefieran comida orgánica y en lugar del control remoto, dominan su propio mundo que vive en dispositivos digitales, pero la frase que remite a la generación X (nacida entre 1961 y 1968) nos invita a pensar que esta ha reencarnado en los millennials.

Este concepto vertido en el diario La Nación por el periodista Mariano Donadío* me hizo reflexionar si es que los millennials necesitan una valoración distinta que otras generaciones o si en realidad se trata de lo mismo. Los motivos, el sentido del trabajo, esa emoción que nos “mueve” para ir a trabajar y dar la “milla extra”. Y cómo en realidad, desde la gestión de la Comunicación Interna el actual escenario nos desafía a buscar nuevas formas de vehiculizar los contenidos para facilitar la construcción de los motivos que necesita esta generación. Y también las otras.

Medios donde los millenials encuentran el sentido

Conociendo y desarrollando los “continentes” o medios donde esta generación se comunica y comparte, tenemos más oportunidades para encontrarnos con ellos y facilitar el “contenido” que contribuya a la generación de sentido:

 

  • Conectarse es la clave. Hoy en día, las comunicaciones pasan por el ámbito digital. Lejos de intentar alejarlos de esa plataforma, hay que adoptarlas y utilizarlas. Los millenials son definidos acertadamente como nativos digitales, de allí la necesidad de integrar redes sociales en lo laboral. Desde plataformas como Facebook, Twitter e Instagram, incluyendo aquellas nacidas para lo laboral, hay que pensar cómo incorporar estas plataformas en la comunicación de la empresa.

 

  • Hacer del trabajo un aspecto de su vida. La instantaneidad de esta generación hace que no puedan esperar a “salir del trabajo” para disfrutar de un mejor lugar, agradable, distendido, confortable. Eso es esencial para los colaboradores de esta generación por lo que se transforma en una variable de atracción y permanencia de alto impacto.

 

  • Informalidad a la orden del día. Los millenials necesitan una CI más desestructurada y pensada para ellos. Los tradicionales comunicados corporativos extensos e impersonales, y la cantidad excesiva de mails no tiene nada que ver con ellos: el impacto y llegada no se asocia a estos jóvenes. Los millenials valoran las comunicaciones cortas y a tiempo, a través de plataformas que les resulten familiares donde puedan interactuar y participar.

 

  • Reconocimiento y feedback. Si bien para todas las generaciones el reconocimiento que brinda la empresa y el feedback del jefe a partir de una conversación sincera y orientada a oportunidades de desarrollo y mejora es altamente valorado, en el caso de la generación millennial la diferencia es que estas acciones necesitan reordenarse para que puedan brindarse de manera inmediata y de forma constante. Los tradicionales esquemas de reconocimiento y feedback anual que suelen administrar las empresas ya no sirven. Debemos trabajar con los jefes para entrenarlos en estas habilidades de comunicación permanente que deben ejercer.

 

Y como los nuevos contextos y paradigmas nos atraviesan a todos, seguramente esta nueva mirada en la gestión de nuestros “continentes” y “contenido” no solo contribuirá a la generación de sentido de las nuevas generaciones sino también en todas las demás que trabajan en la empresa, porque todos queremos “conectarnos”, encontrar “equilibrio”, ser un poco más “desestructurados” y recibir reconocimiento y feedback a tiempo.

*Idea extraída de la sección “Noticias Incorrectas” de Mariano Donadío, edición 20/8/2017, diario La Nación.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los comentarios están cerrados.