Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

Consejos para llevar a cabo Conversaciones Difíciles

Publicado el 11 de enero de 2017

 

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Para convertir ese miedo y estrés que provocan este tipo de enfrentamientos, existen acciones y una metodología para su desarrollo
Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn


Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por: Fernando Cánepa

Las conversaciones difíciles son aquellas conversaciones que por distintas causas, al momento de pensarlas, generan un alto grado de estrés o preocupación y, al momento de sostenerlas, confirman –y a veces multiplican– ese malestar, alimentando una baja en la probabilidad de éxito para alcanzar acuerdos o mejoras.

Son esas conversaciones que siempre encuentran en la urgencia, en la carga de trabajo o en los imponderables, entre otros, los motivos tranquilizadores para evitarlas, con un justificativo válido, y generan miedo. Y el miedo no es sonso.

Para convertir ese miedo en acciones existe una metodología para el desarrollo de las Conversaciones Difíciles, que tiene cuatro ejes:

  • El Encuadre. Se trata de crear las condiciones para tener esa conversación: avisarle al otro (no sirve que sean sorpresivas), decirle de qué tema deben hablar y poner fecha, hora y lugar (en lo posible, que se “neutral”).
  • La Calidad de la Argumentación. Tener claro el objetivo de la conversación: qué quiero que acordemos o que nos ocurra una vez terminada la charla, cómo formular las preguntas, cómo recibirá las respuestas, pensar en las repreguntas, las nuevas respuestas, reconocer posibles obstáculos, etc. En fin: planificarla, no ir a esa instancia a “lo que salga”.
  • La Empatía. Pensar en el otro, tratar de entender por qué piensa, hace o dice lo que piensa hace y dice, considerar que quizás es uno quien deba modificar sustancialmente, o quizás solo se trate de considerarlo. Aquí proponemos un nuevo paradigma para olvidar definitivamente la idea de culpables o responsables. Es la CONTRIBUCIÓN MUTUA, es decir, cómo contribuimos ambos para llegar a esta situación y qué podríamos aportar juntos para salir de ésta. Contribuir mutuamente involucra, incluye. Culpar aleja, excluye y enfrenta.
  • Acuerdos. Al momento de finalizar una conversación difícil, o una serie de ellas, en las que se hubiera llegado a un acuerdo, conversar entre las partes sobre el consenso alcanzado ayuda. Deben escribirlo y establecer un protocolo de seguimiento del mismo, tanto como advertirle a quienes convivían a diario con la situación anterior que intentarán mejorarla.

Ésta es la parte dura necesaria para afrontar una Conversación Difícil. También existe un universo blando: en qué plano se ubica el conflicto, de qué estamos verdaderamente discutiendo, qué tipo de asimetría puede existir, etc. que serán motivo de una próxima nota.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los comentarios están cerrados.