Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

Cuando la vocación es más fuerte

Publicado el 07 de septiembre de 2017

 Existen colaboradores que abandonan sus puestos en las empresas, dejando de lado lo económico, la trayectoria laboral y el éxito profesional. Hoy buscan encabezar objetivos propios, con mayores posibilidades de desfrutar y obtener experiencias personales.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Un hombre llega a su casa, se pone cómodo y corre al encuentro de sus hijos, que los saluda con un beso en la cabeza. Está cansado. Hace meses que está esforzándose por un ascenso deseado y, como consecuencia, resigna sus deseos de abandonar su trabajo estable para poder dedicarse al emprendimiento personal que le quita el sueño. ¿Aún seguimos escuchando historias como estas? ¿Cuántos hay que todavía intentan construir una larga trayectoria en una misma empresa, sacrificando sus proyectos personales? ¿Son muchos, o pocos, los que conservan su puesto solo por el éxito y la seguridad económica, y no escuchan esa nueva vocación interior que pide un cambio de rumbo profesional?

Según los analistas de las tendencias en el trabajo y las organizaciones, la manera de percibir el trabajo ahora es diferente. Las personas priorizan por sobre todas las cosas sus propias experiencias y, como consecuencia, deciden planes más individuales, lejos de cumplir horarios y más acorde a sus intereses.

En este sentido, la labor de la Comunicación Interna es importante para construir un diálogo constante entre la gente, que las haga felices y que las tiente a permanecer en la empresa.

Trabajar de algo que a uno le gusta, o en un lugar donde alguien pueda sentirse cómodo es una bendición, ya que algunos no cuentan con esa suerte. Años atrás un profesional soportaba estar en un trabajo quizás no del todo satisfactorio, solo por el objetivo de tener una seguridad económica, respaldada por una destacada trayectoria laboral. Sin embargo, la desilusión podía ser tan grande como los mismos logros que iba consiguiendo. En estos tiempos, en que todo aparentaría ser más fugaz, los profesionales aceptan arriesgar más sus futuros a cambio de nuevas experiencias laborales.

Trabajar y ser feliz, ¿es posible?

Está claro que no podemos vivir sin trabajar. Y pasar un tiempo, el que sea, en un trabajo equivocado podría ser fatal para la autoestima. Levantarse todas las mañanas sabiendo que pasaremos otras ocho o nueve horas en un lugar nada estimulante es un golpe muy fuerte a la alegría. Además, es un hecho comprobado que las personas felices rinden mucho mejor que las que no lo son.

Pareciera que el trabajo y el placer son dos caras opuestas de una misma moneda. Que no pueden convivir. Sin embargo, siempre es posible trabajar con pasión en lo que uno hace. Basta encontrar el momento y la actividad indicados, y estar seguros de las decisiones a tomar, incluso cuando eso signifique dejar un trabajo de años.

Actualmente entran en juego distintos factores, como disfrutar lo máximo posible, trabajar más de lo que gusta y sentirse pleno en el trabajo. Entre esas nuevas actitudes se puede citar como ejemplo: trabajar en una empresa más chica, tomarse un año sabático, dedicarse de lleno a la familia, irse de la empresa un tiempo simplemente para dedicarse a los estudios o simplemente dedicarse a emprender en un proyecto paralelo.

Los colaboradores buscan aprovechar al máximo nuevas oportunidades de aprendizaje, de realización, de formación y entrenamiento, y armar una carrera “a medida”, donde las personas deciden cuánta energía y tiempo invertir en su trayectoria laboral. Esto responde, en gran medida, a que la fuerza de trabajo se va enriqueciendo de un porcentaje cada vez más grande de millennials.

La adaptación de los colaboradores en las empresas ya dejó de una condición para formar parte. Simplemente están atentos a perseguir sus motivaciones y hacer girar la ruleta de la suerte, arriesgando su zona de confort laboral.

El texto está inspirado en esta nota publicada en el diario La Nación: http://www.lanacion.com.ar/2037540-la-era-del-trabajo-a-medida-cuando-la-vocacion-le-gana-a-la-obligacion-de-hacer-carrera

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los comentarios están cerrados.