Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

El gran secreto de la motivación

Publicado el 21 de abril de 2014

 

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
¿Cómo mantener enfocados y alineados a los colaboradores en un contexto de despidos? La motivación es una posible respuesta. Pero a veces se nos presenta un problema: no todos los estímulos generan el mismo efecto en las personas y no todos son percibidos de la misma forma.
Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn


Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Pamela Astudillo

la motivacion2-03

Atendiendo algunas conversaciones con consultores en materia de Comunicación Interna, es normal que surja una inquietud recurrente. Se trata de una pregunta que, tal vez, haga sentido desmenuzarla un poco y dejarla servida para reflexión de los lectores. ¿Cómo se articula la CI frente a la desmotivación laboral? O, una versión un poco más amplia: ¿Qué puede hacer la Comunicación Interna para motivar a quienes quedan en la compañía, por ejemplo, tras el despido o suspensión de un grupo de compañeros?

Lamentablemente no hay fórmulas generales, las acciones en materia de CI deben ser -o son por naturaleza- efectivas o no, a la luz de ciertas circunstancias que son irrepetibles. Sin embargo, vale fijarse aquí en la palabra motivación. Sentirse motivado, o no, por algo que haga la empresa en materia de CI con este objetivo, es una decisión consciente o inconsciente que toma el colaborador, en total y absoluta libertad. (Nadie se siente motivado por obligación o porque estaría bueno hacerlo). Es decir, el poder de la motivación está en el colaborador y su historia.

 

La motivación no es generalizable

Todo lo dicho anteriormente refleja que la organización debe hacerse cargo de las consecuencias que trae consigo sus decisiones. Toda decisión -o su ausencia- trae resultados que van transformando las relaciones organizacionales. Querer motivar con un mensaje, luego de una acción tan contundente como poco motivadora –por ejemplo, la desincorporación de un grupo de compañeros- es como intentar tapar el sol con un dedo, con el riesgo de quemarse, por decir lo menos. Es decir, con riesgo de colocar en juego la palabra de la organización, a sus líderes y voceros.

Tal vez la mejor herramienta para saber cómo motivar a los colaboradores que quedan en la organización es emprender un plan de escucha -preferiblemente antes de ejecutar cualquier acción donde se atienda y entienda sobre aquello que motiva a los colaboradores bajo algún denominador que les sea común. La motivación no es impuesta, está asociada a los deseos particulares. No pertenece a una línea de producción estandarizada, es única como cada quien.

¿Quiere mantener motivados a sus colaboradores? Escúchelos, haga un plan de CI que integre la escucha, ellos le contarán qué los mantiene allí o qué los mantendría en un futuro. Ellos tienen en sus manos el gran secreto.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Una respuesta a “El gran secreto de la motivación”

  1. Ana dice:

    Excelente!!!! muy beno, es así, lástima que pocas empresas saben o ponen en práctica algo de esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *