Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
Tendencias

En casa, como en la oficina

Publicado el 18 de diciembre de 2012

 La costumbre de salir de casa hacia la oficina empezó a perder protagonismo frente al Teletrabajo y al Homeworking. Estas nuevas dinámicas culturales representan un gran desafío para quienes nos ocupamos de llegar a todos los públicos a través de la gestión de las CI.

Por Maximiliano Blanc

La dinámica laboral se encuentra en permanente ebullición y cambio. Y una de sus últimas transformaciones dio como resultado lo que hoy conocemos con los nombres de Teletrabajo y Homeworking. Ambos, impulsados por las nuevas generaciones, rompieron fuertemente con esa vieja rutina de abandonar el hogar para ir a trabajar.

 

Parecidos, pero no iguales

Muchas veces se cree que ambos conceptos son sinónimos, pero en realidad no lo son. Teletrabajo se refiere al colaborador que trabaja todos los días en su hogar y, el Home working, en cambio, implica que la persona reparte su tiempo laboral entre su casa y la oficina, aunque es en este último lugar donde pasa más tiempo.

Sin embargo, independientemente del formato, ambos modelos presentan la particularidad de que los colaboradores se ausentan de su espacio de trabajo y muchas de las cosas que se comunican en la empresa no les llegan.

Para ello, las compañías han dejado en claro que, antes que nada, el formato de trabajar en casa no es perfectamente adaptable a cualquier puesto. Hay quienes, lamentablemente, no se pueden dar el lujo de redactar los e-mails en pantuflas. Es por eso que cada compañía tiene que decidir en cuáles puestos los colaboradores podrán actuar a la distancia y en cuáles no.

En la mayoría de los casos, las empresas no compensan a quienes no cuentan con el permiso de trabajar desde sus casas, ya que consideran que esa particularidad es intrínseca al puesto. Pero por otro lado, las que sí otorgan este privilegio lo incluyen en la plantilla de beneficios que ofrece la compañía al colaborador.

 

Ser parte, en casa o en la oficina

El desafío más grande es hacer sentir parte de la organización a las personas que pasan más tiempo trabajando desde sus casas. Al no estar en la oficina, o pasar poco tiempo en ella, se pierden la posibilidad de interactuar con sus compañeros, de interactuar con algunos medios de CI (sobre todo físicos como carteleras y campañas ambientales, y algunos interpersonales como el cascadeo). Todo esto genera un distanciamiento que puede ser negativo. Incluso, en el mediano o largo plazo, esto puede generar una fuga de talentos y alta rotación, ya que los colaboradores terminan percibiendo que no son del todo parte de la compañía.

En la Argentina, esta modalidad es muy incipiente. En cambio, en Uruguay, el Teletrabajo es algo más frecuente: según una encuesta realizada en 2009, más de 100.000 personas teletrabajan en Uruguay; de las cuales, el 40 % lo hacía en el interior del país.

Evidentemente, el Teletrabajo y el Homeworking llegaron para quedarse. Lo trajo la Generación Y, y lo masificará la generación Z. Pero no se trata de ver si se produce o no, sino de qué manera se genera pertenencia en organizaciones que cada vez deben adaptarse mejor a los nuevos tiempos.

 

¿Cómo integrar a un colaborador que trabaja fuera de la oficina?

Repasemos una serie de consejos que constituyen una buena inversión para integrar a los colaboradores que trabajan en sus casas:

  • Entregarles obsequios para generar pertenencia: como remeras, mouse pads, sillas ergonómicas, tazas de café, entre otros, que tengan el logo de la empresa y que le recuerden al colaborador la marca para la cual trabajan.
  • Mantener una comunicación fluida, teniendo canales puente, para informarlos de lo que sucede en la organización.
  • Realizar jornadas de integración periódicas, adecuadas para estas personas, para sostener el espíritu de grupo.
  • Aprovechar todas las instancias relevantes de encuentro, como la fiesta de fin de año, el family day, entre otras.

 

 

3 respuestas a “En casa, como en la oficina”

  1. Marco Arru dice:

    Muy buen artículo Maxi,

    al respecto de los consejos, creo que queda mejor alterar el orden, y no poner como primero el de los regalos, ya que el merchandasing será un complemento, o una nota de color en el concierto del resto de las acciones, a las que sumaría la interacción a través de redes sociales o intranet con otros miembros de la organización, la participación en proyectos que fomente el intercambio en equipos, entender las características de este nuevo tipo de públicos para que también estén representados en los distintos medios de la compañía.

    Abrazo, Marco

  2. Maria de los Angeles dice:

    Buen artículo

  3. […] El Home Office es una práctica que ocupa cada vez más espacio en las organizaciones. Trabajar desde casa parece ser un beneficio del que disfrutan los colaboradores que, desde la comodidad del hogar, culminan informes o presentaciones, atienden clientes por e-mail y resuelven propuestas. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *