Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
Tendencias

¿Está Chile preparado para los nuevos desafíos de la CI?

Publicado el 10 de Mayo de 2017

 Frente al objetivo de ubicar a los líderes como verdaderos comunicadores, el país debe convertir a la disciplina en una herramienta estratégica que potencie la confianza.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Cristian Hurtado López, Director de BW Comunicación Interna en Chile

Hace 13 años que estoy vinculado al mundo de las comunicaciones y recursos humanos y siento que en general aún no hemos subido al siguiente peldaño en materia de Comunicación Interna (CI). ¿Cuál es ese peldaño?: La confianza.

Cuando hablo de la confianza en la CI me refiero a la que se debe tener en ésta como una “herramienta estratégica” de cambio y no solo como un elemento de publicidad, promoción o difusión (medios de comunicación) de ideas o conceptos. En parte lo es y sin duda que sigue siendo algo muy importante, sin embargo, en una época en que todo cambia velozmente, también la CI debe ampliar su rango de acción.

Uno de los puntos que aún debe explotar la CI es que los líderes asuman su rol como comunicadores e incorporen esta función como una de sus tareas principales en su agenda. ¿Por qué? Porque son ellos quienes dirigen a los equipos, informan, influyen, aceptan o pueden boicotear iniciativas de la compañía. Si bien es cierto que no todos saben cómo comunicar, esta es una habilidad que se puede aprender.

Para que la comunicación sea efectiva y realmente útil debe generar retroalimentación entre el emisor y receptor (persona a persona) ya que a partir de ésta se producen ideas y proyectos dentro de una organización. Por ejemplo, antes de aplicar cambios organizacionales, debe pensarse muy bien qué se realizará desde el punto de vista comunicacional para que la gente conozca y se involucre en estos planes, que muchas veces afectan de manera drástica la forma de hacer su trabajo. Se puede incurrir en grandes errores al implementar “cambios” sin el conocimiento previo de la gente o sin considerar su participación, lo que se traduce en pérdidas económicas y altos costos monetarios simplemente por no haber comunicado bien.

La velocidad actual de los negocios muchas veces juega en contra porque los cambios deben ser puestos en marcha en un corto plazo. Por lo tanto, solo en la medida en que se deje de entender la Comunicación Interna apenas como un medio de comunicación (impreso, digital, etc.) sino más bien como una “herramienta estratégica” al servicio de la organización (que no debe improvisarse y que debe estar contemplada dentro de los objetivos estratégicos de la compañía) estaremos recién preparados para dar el siguiente paso. En nuestra estrategia de Comunicación Interna este paso es la confianza, confianza en que son los colaboradores los garantes del éxito de una compañía que sabe comunicarse.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *