Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

Inducción: la puerta a la empresa (y a CI)

Publicado el 25 de febrero de 2013

 La potencia del primer contacto comunicacional con los nuevos colaboradores y cómo apuntalarla desde CI.

Por Florencia Gambetta *

 

Un nuevo entorno de trabajo y de clima; la actitud ante los clientes, ante las responsabilidades y ante el equipo: son muchísimos los temas que absorbe el empleado en sus primeras horas de vida organizacional, incluso sin darse cuenta.

Por eso, la inducción bien trabajada desde CI surge como una instancia central para organizar esas ideas y potenciar la motivación del recién ingresado.

 

¿Qué tener en cuenta para confeccionar una buena inducción?

La inducción debe ser planificada como un evento porque, de hecho, lo es: instancia cara a cara clave para un público esencial en la organización. Y la forma de transmitirla debe responder a la identidad y cultura organizacional, pero también a los tiempos actuales -en los que la información es cambiante y requerirá de actualización permanente- y los formatos de comunicación más adecuados a cada tipo de público.

Teniendo en cuenta el mensaje, las características de los nuevos ingresos y nuestra propia empresa, compartimos algunas consideraciones esenciales:

• Dosificar la información, sumando detalles mientras el candidato se va integrando a la dinámica diaria.

• Utilizar diferentes medios y canales de comunicación: para información más “dura” (cifras, organigrama, procedimientos), utilizar manuales o medios impresos, que faciliten la lectura y permitan consultarlos cuando sea necesario. Para transmitir valores, cultura e identidad, se puede optar por medios audiovisuales.

• Informar al resto de la organización que ingresará un nuevo miembro. Aunque no recuerden su cargo. Una simple señal de reconocimiento hará sentir la bienvenida.

• Brindar apoyo. En caso de que “el nuevo” deba atender al público en el primer día, siempre es aconsejable que sea en compañía de un compañero experimentado.

• Pedir feedback a los “inducidos”. Dejar pasar el tiempo para que terminen de integrarse y detectar puntos a mejorar, pero no lo suficiente como para que se olviden de sus primeras sensaciones.

• Elegir –y capacitar– a la persona a cargo de la inducción por su cargo, por su compromiso y actitud. Pero sobre todo por saber encarnar los valores de la organización.DESTACADOS Florencia-01

 

El proceso de inducción debe ser preparado a conciencia: la atención del empleado está al máximo, y la “contaminación organizacional” al mínimo; sin dudas, se presenta un escenario ideal y único para nutrir sus interpretaciones, actitudes y expectativas.

 

Nos importás 

Enviar material de bienvenida a la persona que está por ingresar a la compañía es siempre una buena manera de demostrar interés por ella. Además, es ideal que esté personalizado con información referida a su cargo.

Un flyer o un documento aparte permite personalizar un material estándar con facilidad, sin incurrir en grandes costos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *