Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

La CI y dos décadas de cambios

Publicado el 04 de Mayo de 2016

 Los cambios en la Comunicación Interna que se dieron en los últimos 20 años fueron muchos, basados en los adelantos tecnológicos y enfocados más en los colaboradores.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Maximiliano Blanc

 

La comunicación interna existe desde que las empresas tienen vida, lo que fue evolucionando y profesionalizándose en los últimos años fue su gestión. Hace veinte años una empresa podía contar con varios canales internos, pero no se articulaban de manera coordinada y la mayoría no tenía los objetivos que tienen actualmente las iniciativas de CI.

 

Antes era posible hacer Comunicación Interna sin mail; de hecho, eran pocas las organizaciones que, 20 años atrás, lo usaban. Para comunicarse con los colaboradores, el medio más usado eran las carteleras. En aquel entonces, la empresa y los colaboradores se disputaban ese espacio con noticias que variaban desde un aviso corporativo hasta avisos de ventas de autos de algún empleado.

 

Antes y después de la CI

La CI y dos décadas de cambiosDEST-06

 

En 1996, en la Argentina, las empresas se preocupaban mucho por la imagen externa, eran las épocas de las grandes campañas publicitarias, de los presupuestos millonarios invertidos en imagen externa y en ese momento las agencias se lucían en los festivales publicitarios. En la década del 2000, en cambio, las empresas empezaron a darse cuenta de que también era importante lucirse con sus colaboradores, escuchar y prestarle atención a la gente que trabajaba todo los días y la manera de “tenerlos en cuenta” era contándoles qué hacía la empresa.

 

Por aquellos tiempos, lo digital no era moneda corriente, la mayoría de la Comunicación Interna era impresa, la revista interna era el gran emblema de una empresa, incluso había organizaciones que tenían más de una revista interna. Las publicaciones se podían dividir por sector, o por revista: algunas iban dirigidas a empleados y otras a sus familias, o bien por regiones. Pero el House Organ era todo un símbolo que denotaba la grandeza de la compañía.

 

Un desafío de las publicaciones era la distribución, lejos de clickear el botón de “enviar” para mandar un mensaje a toda la organización, las revistas debían distribuirse en lugares clave para que los empleados pudieran acceder a ellas.

 

Continuando con el recuerdo de aquella Comunicación Interna, todo era más simple. Si se quería invitar a los colaboradores a una fiesta de fin de año, se enviaba una invitación, con el lugar, la fecha, el horario y, simplemente, se esperaba que la gente asistiese. La Comunicación era más informativa, sin duda, también en una sola dirección. Aunque todo lo que tenía de simple, no lo tenía de sofisticado: la tendencia 2.0 todavía ni siquiera era una idea.

La Comunicación Interna de hoy es compleja gracias a la tecnología y a un cambio de enfoque, pero también porque las organizaciones evolucionaron. Pese a la complejidad, es para celebrarlo.

 

Los nuevos caminos que se abren hacia una CI cada vez más profesional son desafíos que hay que aprovechar para crecer.

 

 

 

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los comentarios están cerrados.