Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

Las Relaciones Públicas y la Comunicación Interna

Publicado el 15 de diciembre de 2015

 En esta nota propongo un análisis de las relaciones públicas, su gestión, formas de comunicarse con sus públicos y su relación con las Comunicaciones internas

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Andrea Lojo

Hace casi dos décadas, cuando apenas me había recibido de Licenciada en Relaciones Públicas, se me presentó el primer desafío profesional: la posibilidad de trabajar en un área de Comunicación Corporativa. El que era entonces Gerente de Recursos Humanos de una empresa nacional me convocó a una reunión para ofrecerme una oportunidad de desarrollo en dicha gerencia, a cargo de Comunicaciones Internas.

“Si te animás a prepararme hoy mismo una presentación que pueda llevar al Directorio para argumentar la importancia de contar con un área para la gestión de la comunicación interna y los convenzo, el puesto es tuyo”, me dijo casi al iniciar la reunión y sin mucho preámbulo.

Entonces, encendí la computadora, mientras en mi mente pasaban como en una película, los títulos de todos los libros leídos, el contenido de cada trabajo práctico, las hipótesis formuladas en cada tesis… En esa catarata de información, aparecían muy claramente los modelos de gestión de la comunicación hacia públicos externos (prensa, comunidad, instituciones, etc.), porque
Las Relaciones Públicas y la Comunicación Interna-des-05siempre había entendido que mi vocación pasaba por la gestión de ese target. El searching arrojaba escasa bibliografía sobre la comunicación con empleados.

 

¿Por qué debería ser importante gestionar eficazmente la comunicación interna?

Porque, “si desea que las cosas funcionen bien fuera, en primer lugar debe conseguir que funcionen bien dentro de la empresa”. Esa frase es el lema básico expuesto por Karl Albrecht en en su libro Servicio al cliente interno (1992). Allí expone que es imposible lograr que los empleados se preocupen por los clientes si no sienten que su empresa se preocupa por ellos. Mejoran su rendimiento y amplían su compromiso cuando perciben que se los toma en consideración, cuando participan en la vida de la empresa, cuando se les informa debidamente. Esto redunda en un servicio interno y externo de calidad y mejores resultados para la empresa. Al dar un paso más en la teoría de Albrecht, nos encontramos con que, cuando la empresa gestiona teniendo en cuenta al empleado, las cosas cambian. Si se lo informa y motiva, y se hace partícipe a toda la organización en la construcción de la identidad de la empresa, no solo mejorará el rendimiento y el nivel de compromiso. Además, los empleados se identificarán con la compañía. Se sentirán orgullosos de trabajar allí, serán sus mejores portavoces….

 

Podés leer este texto completo y los de otros referentes en el libro Radiografía de la CI en la Argentina #LaMedicióneselCamino. Descargalo gratis en www.diagnosticoci.com.

 

 

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los comentarios están cerrados.