Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
En Foco

Palabras mayores

Publicado el 06 de Marzo de 2017

 Un mensaje de un líder, una presentación o una charla muchas veces se ven obligados a redoblar sus esfuerzos por captar la atención del público. Claves para conseguir sorprender en tiempos donde la atención está puesta en las nuevas tecnologías.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Javier Barba

Un Powerpoint prolijo y vistoso, con toda la información que se vaya a decir en público, suele ser una herramienta común de presentaciones en charlas y reuniones. Sin embargo, ¿es la única manera de presentar un tema? Por otro lado, ¿continúa siendo realmente efectiva? Quizá la pregunta más importante que haya que hacerse sea: ¿se puede ser creativo a la hora de hablar en público? Por supuesto que sí, y es casi como una obligación serlo en estos tiempos en que la atención se desvía tan fácilmente ante la estimulación de las redes sociales y el celular.

Estas son algunas ideas para construir lo que se está por comunicar en un mensaje potente y atractivo para la mayoría del público:

 

  • Cualquier persona es escuchada cuando genera asombro en los demás, y eso se consigue cuando se cuentan historias únicas, experiencias vividas (relatos vinculados a la infancia, a la familia, etc.). Eso es una manera de apelar a la audiencia y generar mayor empatía.
  • El Powerpoint no es realmente necesario. En teoría debería usarse solo si aquello que se muestra puede ser contado únicamente a través de la imagen y no de la palabra. Si resulta reiterativo, se pueden implementar otros formatos, por ejemplo: un video. (¿O por qué no pensar en una disertación de a dos o tres colaboradores?).
  • Hay que tratar de evitar las palabras difíciles. Son esas que llevan la atención a lugares de los que después cuesta mucho volver y traerla a lo que estamos diciendo. Remiten a tragedias, conflictos o problemas. Por ejemplo: guerra, hospital, Malvinas, etc.

De eso sí se habla

Está comprobado que hoy los líderes son el principal canal de comunicación interna. Fortalecer sus habilidades de escucha y de diálogo es la clave para mantener a los colaboradores comprometidos y alineados detrás de los objetivos de la compañía.

El líder debe ser capaz de transmitir todo. Descartada la idea de obviar las malas noticias, el gran dilema es cómo hacer para compartir aquello que a ningún colaborador le gustaría escuchar. De qué manera poner en palabras lo no dicho hasta entonces. Una buena idea es identificar los pros y los contras del mensaje y, a partir de la persuasión, contar lo positivo de modo que sirva para compensar lo negativo. Y al hacerlo, siempre intentar ponerse en el lugar del otro.

 

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los comentarios están cerrados.