Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
Tendencias

Personajes que cobran vida

Publicado el 15 de abril de 2013

 Desde las épocas de Super Hijitus y más allá, los personajes caricaturizados son un poderoso canal de comunicación. Bienvenido al mundo de las mascotas institucionales, voceros informales que le dan aire a las comunicaciones internas y vuelven más ameno el mensaje.

Por María Inés Rocca

Transmitir contenidos “duros” de una manera más cálida, darle color a un programa, mostrar un proyecto cercano a la gente, identificar una campaña con una imagen fuerte… muchas son las necesidades para las cuales la creación de una mascota puede ser una solución.

Los personajes son un recurso poderoso que pueden darle vida a ciertas comunicaciones en la empresa, y que refuerzan los mensajes rompiendo las resistencias que existan en torno a un tema puntual.

Pueden encarnar la voz institucional de un modo más coloquial y cercano, en algunos casos estableciendo un vínculo de afectividad con las personas. No me lo dice  “la Gerencia”, sino que me lo dice el personaje. Esto permite suavizar las expresiones y las palabras.

En algunos casos pueden hasta convertirse en “modelos” a seguir, promoviendo valores y actitudes.DESTACADOS personajes-03

 

Fortalezas de usar un personaje

  • Permiten alinear conductas de una manera amena y amigable.
  • Posibilitan trabajar temas áridos o difíciles de comunicar utilizando un tono empático.
  • Rompen con la estructura gráfica tradicional de las comunicaciones de la empresa.
  • Permiten enfatizar una campaña o comunicación puntual.
  • Permiten contar historias desde “otra persona”.
  • Brindan una imagen fuerte a la campaña o el programa en cuestión, favoreciendo la identificación y la recordación de los mensajes.

 

Algunos consejos a la hora de utilizar un personaje como recurso

  • El primer criterio es la adecuación: estudiar profundamente si para el tema a comunicar, el personaje es un recurso adecuado; y si lo es, evaluar el tipo de personaje. Para una campaña de seguridad en Planta, por ejemplo, un personaje con elementos de prevención es lógicamente mucho más adecuado que un animalito.
  • El personaje debe estar alineado al perfil de público interno de la empresa.
  • La mascota requiere “alimentación”, es decir, nutrirlo y darle vida en el tiempo (con la frecuencia o regularidad que corresponda).
  • Es buena idea que el personal le ponga nombre a la mascota a través de un concurso, para que desde el vamos empiecen a “apropiarse” de ella.
  • En función de las necesidades del programa que el personaje represente, y de cuán aceptado es, la mascota puede crecer: protagonizar historietas, aparecer como disfraz en un evento interno, interactuar con nuevos personajes, etc.
  • En términos de gráfica y estética, debe ser muy cuidado al igual que el uso de una marca. Hay profesionales especializados en el desarrollo de mascotas que trabajan sobre un brief, sobre la necesidad puntual, y es recomendable trabajar con ellos para que el recurso de la mascota sea realmente efectivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *