Pulso CI - BW COMUNICACION INTERNA
Tendencias

Yo concurso, él concursa, ¡todos concursamos!

Publicado el 30 de septiembre de 2008

 El concurso es una práctica tradicional del marketing que también gusta de conversar con los públicos internos de las compañías. Con una salvedad: no obliga a comprar un producto, ni llamar a un 0800. Todo el que participa tiene su recompensa. Y el que lo hace mejor, su premio.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Los concursos seducen. A todos. Y si en publicidad arrastran voluntades, por ejemplo a la hora de promocionar un producto, en CI sucede lo mismo. Y así es como una nueva intranet –además de los medios convencionales para anunciar su lanzamiento–, puede llamar a un concurso para encontrarle nombre. O en caso de que la intranet necesite una campaña para reforzar su lectura, un concurso on-linemetié de los concursos. podría convocar a “¿Cuánto sabés sobre la intranet?” con premios estímulo para los que participen y premios mayores para los que ganan.Del maravilloso mundo de los concursos en CI, hoy nos ocuparemos. Decimos que las celebraciones corporativas (y ¡gustamos de promocionarlas en cada edición de Pulso!) son un acto de reconocimiento al valor de la ceremonia y la fiesta; y que en muchos casos, incluyen ritos para aumentar la sensación de que la gente está en un ámbito de trabajo motivador y contenedor. He aquí el

Que lo concurses feliz

El Grupo BBVA va por el 4to. año de su Concurso de Dibujo para hijos del Personal, en el que además de premios (viaje a Disney si gana el Certamen Internacional), está la emoción de ilustrar la tarjeta de navidad institucional que se envía a clientes y proveedores cada año. Y además de pintura, el Banco ahora se anima con las fotos, desafiando a sus colaboradores a un concurso en donde una imagen vale más que mil palabras. Hanesbrands la empresa de marcas de ropa interior como Sol y Oro, y Ritmo, se animó este año, dentro de una nueva estrategia de recursos humanos, a un Concurso de Dibujo por el Día del Niño.

Aunque los concursos no sólo estimulan a la familia; por ejemplo, una empresa de Contact Center nos pidió presupuestar un álbum de figuritas en donde el personal participaba de un concurso por el cumplimiento de una estricta norma de Calidad. Y un caso de unos años atrás, en el momento de la crisis financiera argentina, cuenta cómo un concurso hizo las veces de catalizador emocional, en donde un banco muy afectado por el “corralito” convirtió el “desastre” en oportunidad y llamó a un Concurso de Relatos de Clientes Insatisfechos, y como premio, regaló un vuelo todo pago al país de su casa matriz.

Muchas de estas prácticas se realizan desde hace años, y puede que resulten conocidas. Pero lo importante es que la promoción como estrategia de CI escape de las agendas buscando un lugar en la acción y se encuentre no como un mero entretenimiento, sino como vehículo de un mensaje o valor vinculado a la empresa. Que los concursos no sean acciones aisladas, sino que formen parte de una estrategia de gestión de las personas en la organización.

Compartí este artículo en las redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *